ARCHIVOS HISTORICOS DE OAXACA

Todos dicen, archivos históricos, ¿Pero que son los archivos históricos?. Los archivos históricos son simplemente documentos generados por la ciudadanía o por el gobierno en turno.

 

Imagen

Los múltiples y diversos documentos generados por la ciudadanía y las administraciones municipales, constituyen la llamada memoria de los pueblos, sus habitantes y las épocas históricas transcurridas.

De materiales casuales, con el paso del tiempo, se convierten en elocuentes testigos que permiten rescatar el espíritu, tradiciones, formas de vida e identidades plurales que formaron el pasado.

El estado de Oaxaca, ubicado en los terrenos del antiguo Rancho Quemado y un ala del antiguo edificio que albergó al Hospicio de la Vega, el Archivo Histórico Municipal resguarda valiosa colección documental que data de distintas fechas y abarca los más diversos temas: las primeras Actas de Cabildo del siglo XVI, una guía de los extranjeros que habitaron nuestra ciudad, carteles que documentan la celebración de fiestas populares, hasta la reciente documentación del Ayuntamiento, entre otros.

Archivo General del Poder Ejecutivo del Estado (AGEPEO), es el organismo responsable de conservar, organizar y difundir la memoria histórica que se resguarda en sus acumulaciones documentales, brindando a los usuarios nacionales y extranjeros, los servicios que requieren.

Debemos notar algo muy importante, el archivo histórico de Oaxaca, es clasificado en el ámbito nacional como el segundo archivo más importante del país, dada la importante información que resguarda y el volumen de los acervos que contiene, los que actualmente rebasan los 16,500 metros lineales de documentación, constituye un patrimonio del estado y representa un instrumento de utilidad para la administración institucional, por tratarse de información que es fundamental en la toma de decisiones y para convertirse una vez concluida su vigencia, en una fuente importante de la historia y en valioso componente de la identidad del pueblo oaxaqueño.

El AGEPEO conserva entre sus acervos, material sumamente interesante y valioso de las distintas etapas históricas de nuestra entidad, especialmente de la época de la colonia, así como documentos de archivos eclesiásticos y conventos, como el de Santo Domingo de Guzmán, mismos que permanecieron por muchos años agrupados bajo el nombre de “Ramo de Juzgados”; habiéndose determinado en los últimos años, la realización de actividades de catalogación de dicho material, dividiéndolo en distintos fondos documentales, los cuales en su mayor parte se encuentran disponibles para su consulta por parte de investigadores y demás usuarios.

Es importante señalar también la digitalización que alguno de estos archivos han tenido, y  los cuales se encuentran en el sitio web oficial del archivo histórico a disposición del público. Su digitalización representa ventajas ya que es de libre acceso y la consulta es en menor tiempo, y en tiene real, lo que pienso nos ahorra recursos tanto económicos como de tiempo. El sitio web oficial es http://www.archivohistorico.oaxaca.gob.mx/, por si alguna vez quisieran explorar.

EJEMPLOS

Como ya vimos muchos de los archivos históricos están digitalizado, un ejemplo son los Fondos y Colecciones Documentales de la Etapa Colonial en Oaxaca. Estos fondos documentales aportan valiosa información sobre los distintos aspectos de la vida social y eclesiástica del periodo colonial en Oaxaca

El  Fondo Documental de Alcaldías Mayores, agrupa expedientes que fueron generados por autoridades civiles y judiciales de la provincia de Oaxaca, desde el inicio de la etapa Virreinal hasta el establecimiento del sistema de Intendencias en 1786, el cual está conformado por 62 legajos. Los documentos más representativos son solicitudes y títulos de composición de tierras, testamentos de indígenas y españoles, procesos criminales, ejecutivos mercantiles, arrendamiento de tierras y escritos de los cabildos indígenas. Este fondo cuenta con una guía especial de forma impresa y en formato electrónico resultado de los trabajos descriptivos efectuados por personal del archivo e investigadores; aporta información valiosa sobre las Alcaldías Mayores de Oaxaca, Teposcolula y Villa Alta, así como del Marquesado del Valle, describiendo importantes datos sobre la vida de esa etapa histórica. Los escritos sobre los cabildos indígenas, sus solicitudes de títulos de composición, los arrendamientos que realizaban de sus tierras, sirven para la interpretación de las actividades económicas y la problemática social de aquellos tiempos.

 

Imagen

El Fondo de Real Intendencia, En 1786 se publica las Ordenanzas de Intendentes que incorporan los Corregimientos y Alcaldías Mayores a las nuevas provincias-intendencias. Este Fondo está clasificado en intendente-corregidor, Ayuntamiento y Subdelegados, y cada una de estas secciones a su vez están divididas en Juicios, Cuenta de cargo y data, correspondencia e instrumento legal. La sección llamada Ayuntamiento, además de estas series, cuenta con otras que son: padrones, bienes de comunidad, gremios, grana, comercio, minas, fincas urbanas y rusticas, cuentas particulares y abasto de carne.

Esta colección comprende documentos originados durante el gobierno del Real Intendente de Oaxaca y en el período de la Guerra de Independencia durante los años que van de 1786 hasta 1821.

El Fondo de Obispado de Oaxaca, deben señalarse como antecedentes que el llamado Obispado de Oaxaca, comprendía desde las costas de Veracruz y Tabasco, y desde Tehuantepec hasta Abasolo (hoy Estado de Guerrero) en el pacífico; la parte de Huajuapan, Juxtlahuaca, Silacayoapan y Coixtlahuaca, no estaba considerada debido a que pertenecía a la jurisdicción de Puebla.

Las Órdenes Religiosas que se ubicaron en lo que hoy es el Estado de Oaxaca, según la información que ha sido clasificada son: los Dominicos, Franciscanos, Carmelitas Descalzas, Jesuitas, Agustinos, Betlemitas y Mercedarios, los miembros de estas dos últimas ordenes, realizaban actos y obras de beneficencia entre la población y los Agustinos se distinguieron por crear una escuela semi-pública.

Este fondo se encuentra ordenado en dos secciones: Curia de Justicia o Curia de Gobierno, y Administrativa; la primera de justicia representada por el provisor y los Jueces eclesiásticos. La segunda Curia, atendía las cuestiones administrativas del obispado; sus series son: correspondencia, beneficencia, cabildo, diezmos, sacerdotes, parroquia, propiedades, cofradías, fábricas de material, colegios religiosos, proventos, bulas, junta subalterna de consolidación, matrimonios, bautizos, defunciones y censos. En la de justicia sus series eran: asuntos criminales, asuntos contenciosos, testamentos, capellanías y obras pías.

En lo que se refiere al Fondo Tesorería Principal, se tiene el antecedente de que en 1572, Felipe II ordenó para una mejor información el rendimiento del Real Erario, que se registraran los asientos de todas las partidas que pertenecieran al Rey y en cada lugar donde hubiera Cajas Reales, debería haber un libro grande con enumeración de fojas que se llamase “Libro Común del Cargo Universal de Hacienda Real“ y que la estructura administrativa que llevara a cabo esta labor, estuviera compuesta por un contador, pero como aun así no se dio cabal cumplimiento, en 1620 el mismo monarca, en su Real Ordenanza de Intendentes y con el fin de uniformar la administración de su patrimonio, tanto en España como en América, estableció Intendentes del Ejército y la Provincia para que reanudaran, administraran y cuidaran los ramos de las rentas reales.

Este fondo presenta información que va desde 1727 a 1820, abordando diversos aspectos de la administración de las rentas que componían el Real Erario, dando claridad sobre el manejo y cuenta exacta de los rendimientos y aplicaciones de dicho erario. Contiene 34 legajos en los cuales se encuentra toda la documentación relativa a la administración de las rentas que lo componían, así como del pago de rentas por concepto de la venta de pulque, derechos de alcabalas y derechos del algodón. Las tres secciones que lo integran son: La Caja Real, Real Aduana de Oaxaca y Real Administración o Factoría de Tabaco; este ramo que fue impuesto en 1765 y que en realidad debería de formar parte de la primera sección, se puso aparte porque de la información obtenida se puede pensar que fue de particular importancia para la economía de la Intendencia de Oaxaca. Su residuo no pasaba a formar parte del erario común, sino que era remitido a España para cubrir los gastos de la guerra que la Corona Española sostenía con otros países europeos. De esta administración dependía también la Renta de Pólvora la cual era considerada como una propiedad privada del Rey y su residuo líquido se entregaba para el servicio de las armas.

Imagen

Respuesta de Don Francisco Gutiérrez de la Madrid Alcalde Mayor de Huajuapan sobre la construcción de una cárcel.Fondo: Alcaldías Mayores, Legajo: 50, Expediente: 22.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s